ARTÍCULOS DE PRENSA

Panamá, la patria mía...

La Prensa

Por: Daniel R Pichel - Noviembre 6, 2022

Noviembre, mes de la patria.  La frase que más escucharemos durante las próximas cuatro semanas.  Aunque, este año, pudiera ser que después del veinte, la palabra más repetida sea Gooooooollllll…

 

Dudo yo que muchos países hayan tenido la puntería de que casi todas las acciones emancipadoras de su historia, se hayan dado en el mismo mes del año.  Entre gritos, independencias, separaciones, banderas y demás manifestaciones de nuestra nacionalidad, el mes de noviembre ha quedado reducido a unos pocos días laborables, rodeados de fiestas, celebraciones y desfiles de todo tipo.

 

El orgullo nacional me parece muy válido.  Emocionarse al oír el himno en un evento deportivo, al ver ondear la bandera cuando uno viaja al extranjero o al ver a una pareja bailar una pieza folklórica en una presentación internacional, es perfectamente válido, y hasta natural.  Querer la tierra donde uno nació, es un sentimiento que vamos desarrollando a lo largo de nuestra vida, desde los primeros años de educación pre-escolar, hasta nuestra vida adulta.  Incluso, aspectos no muy elegantes de nuestro léxico, sirven para identificar a un panameño entre personas de distintas nacionalidades.  Seguro muchos de nosotros hemos reconocido a algún pana, al escuchar al azar panameñismos tan autóctonos como chu…, ahue…, o “estás en Bosnia…”.

 

Pero algo importante es que sepamos diferenciar el patriotismo del absurdo patrioterismo de que somos testigos durante estos días de “fiestas patrias”.   Recuerdo cuando, durante mi infancia, era común ver banderitas panameñas en todos los carros que circulaban por la ciudad.  En la década de los setenta, cuando la dictadura secuestró los símbolos patrios, al punto de robarse los colores para su partido, poco a poco se fue perdiendo esa costumbre para no seguirle la corriente a los gorilas y sus secuaces que nos desgobernaban.

 

Aún hoy, los diputados, representantes y políticos en general, tratan de utilizar las fiestas patrias como una oportunidad para hacerse ver entre la gente, como si les importara lo que le pasa a los ciudadanos, cuando lo único que les importa a muchos de ellos es por quién votarán esos ciudadanos en las próximas elecciones.  Por eso, no nos debe extrañar que aparezcan como abanderados de los desfiles, financien dianas, icen la bandera en su pueblo (o en el ajeno), roben cámara en las tarimas y siempre se asomen en las fotografías conmemorativas de las fiestas.   Finalmente, es lo mismo que hacen fingiendo ser devotos del Cristo negro, del Cristo de Atalaya, del Toro guapo, del Almojábano con queso, del sombrero pintado o de las cutarras atómicas…   fiesta que haya, ahí aparecen…

 

Y el gobierno, no pierde oportunidad para gastar dinero en cosas inútiles.  Tan solo hace dos días, el cuatro de noviembre, vimos unos helicópteros paseando una bandera gigante sobre la ciudad capital.  No se cuánto cueste solamente en combustible ese “viaje patriótico”, pero seguro que se pudiera encontrar un uso más apropiado para esos recursos.

 

Pero rasgarse las vestiduras haciendo ver que la patria les importa, no combina muy bien con los actos de corrupción que constantemente nos restriegan en la cara una y otra vez nuestros políticos.  Tan solo hace unos días, fuimos testigos de cómo se han usado influencias para obtener “ayudas económicas” para pagarle carreras a familiares de diputados, ministros, consejeros, copartidarios y todo tipo de personas cercanas a los círculos de poder, tanto del gobierno actual, como de los anteriores.  

 

Pero no solo es el gobierno el que tiene que demostrar amor por la “patria”.  Ahí tenemos al país desfilando por todo tipo de listas de colores, por no cumplir con las normas diseñadas para evitar que se use nuestra plataforma legal y bancaria para esconder recursos financieros.  Desde los tristemente famosos “Panama Papers”, nos hemos convertido en el sitio favorito para que las series de Hollywood o Netflix laven dinero.  No importa dónde se filme la serie, cuando hay alguna triquiñuela financiera, nos mencionan entre las escalas de los fondos de origen turbio.

 

Y el pataleo de que “no es justo”, porque el dinero está en otros países, o porque las leyes panameñas son similares a las de Delaware o Nevada, no soluciona nada.  Que en Delaware se hagan mal las cosas, no es una excusa para hacerlas mal en Panamá.  Por más que implementemos leyes sin consecuencias, ni se sancione a los corruptos, no ayuda en nada para sacarnos de las funestas listas de lugares donde existen condiciones que permiten violar leyes financieras.

 

Del mismo modo, nuestro sistema judicial no ayuda a mejorar la imagen del país.  En un mundo interconectado de forma instantánea, donde las noticias corren en todas direcciones, que no pueda ni juzgarse a los acusados de corrupción, es muy mal signo.  Los recursos leguleyos infinitos que se usan para entorpecer los procesos judiciales, perjudica mucho la percepción de seriedad del país.  Hay abogados, cuya simple presencia en el equipo de defensa de un acusado, ya hace sospechar de su culpabilidad, mientras garantiza la imposibilidad para juzgarlo.  

 

Así, las fiestas patrias no deben usarse como trampolín para jugar a la politiquería barata.  Querer a Panamá implica mucho más que dar fervorosos discursos patrioteros.  Querer a Panamá se demuestra con actos sencillos de todos los días, que nos hacen un mejor país.  Donde la justicia, la ética y la honestidad sean nuestros elementos distintivos y no el “juega vivo”, la politiquería y las triquiñuelas.  De cada uno de nosotros depende…  ¡Que viva Panamá!…
 

Dr. Daniel R. Pichel P.

Acerca del Dr. Daniel R. Pichel P.

Cardiólogo Clínico y Ecardiografista en Cardiólogos Asociados de Panamá y Hospital Paitilla. Profesor de cardiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá. Director Fundador del Museo de la Libertad y los Derechos Humanos de Panamá. Es miembro del Movimiento Ciencia en Panamá y del Club Rotario Pacífico. Panelista invitado en programas de opinión de radio y televisión. Desde 1997 es columnista regular de la sección de Opinión del Diario La Prensa.

LEER MÁS

MÁS ARTÍCULOS DE PRENSA

Zapeando ando….

Creo que ya he contado que soy adicto a los noticieros. Desde niño en mi casa, la hora de las noticias era "obligatoria" (lo de "sagrado" nunca...

Los anti-todo...

Cuando parecía haberse visto todo, siempre hay alguien que demuestre su infinita capacidad para sorprendernos diciendo idioteces. Durante la...

Un hombre de palabra...

Después de tres artículos dedicados al Mundial de Futbol, pensé que el último del año era apropiado para hacer un resumen de estos doce meses,...

Balance Mundial...

Después de cuatro semanas, hoy termina el Mundial de Qatar 2022. De los treinta y dos equipos que comenzaron el torneo, Argentina y Francia...

Un idioma universal

Como cada cuatro años, sigo en "modo fútbol". Durante cuatro semanas podemos desconectarnos, al menos parcialmente, de todas las desgracias que...

El mundial que no debió ser

Y finalmente llegó Qatar 2022. Comenzamos cuatro semanas febriles de madrugones, rabias, discusiones, sobresaltos, desilusiones, gritos y euforia....