ARTÍCULOS DE PRENSA

Un idioma universal

La Prensa

Por: Daniel R Pichel - Diciembre 4, 2022

Como cada cuatro años, sigo en "modo fútbol".  Durante cuatro semanas podemos desconectarnos, al menos parcialmente, de todas las desgracias que comúnmente condimentan nuestro existir.   Entiendo haya quienes no les interesa el fútbol, pero creo que representan una minoría.  Durante ese mes cada cuatro años, quien no sabe lo que está pasando en la Copa del Mundo, está bastante aislados de las conversaciones que ocupan el mayor tiempo en las tertulias, reuniones, noticieros, periódicos y redes sociales alrededor del mundo.

 

Como ya se ha dicho hasta la saciedad, este mundial nació torcido.  Cuando se asignó la sede a Qatar, era muy sospechosa la forma como se dio la votación. Se evidenció pago de sobornos, y votos a cambio de compra de armamento a países occidentales.  En fin, corrupción pura y dura.  La falta de interés por el deporte de las patadas y los goles en el país sede, generaban muchas dudas sobre la asistencia a los partidos.  Las estrictas normas islámicas de conducta social, fueron motivo de quejas desde el primer momento, pues obligarían a gente de todo el mundo, a adoptarlas sin chistar.  

 

Al momento de escribir esto, ya terminó la fase de grupos, sabemos qué países siguen en competencia, y podemos sacar algunas conclusiones sobre lo que ha pasado en esta primera mitad de Qatar 2022.  

 

Futbolísticamente, es evidente que cualquier selección, por insignificante que parezca, puede amargarle la fiesta a las potencias mundiales del fútbol.  Arabia Saudita le gana a Argentina, Japón le gana a Alemania, Uruguay empata con Corea del Sur, Gales pierde con Irán, Estados Unidos empata con Inglaterra, Marruecos le gana a Bélgica, Australia le gana a Dinamarca, Túnez le gana a Francia, Japón le gana a España, Corea le gana a Portugal y Camerún le gana a Brasil.  Resultados que, basados en la historia futbolística de los países, no eran esperados.  

 

La globalización del fútbol, permite que jugadores de todos los países jueguen en las ligas más competitivas.  El proceso de preparación de los jugadores se profesionaliza, dejando menos al "talento natural", y dependiendo más del entrenamiento físico, la dieta, el análisis de datos, y la rigurosidad táctica que hace treinta o cuarenta años.  Si bien los Messi, Cristiano Ronaldo, Luka Modric, Vinicius Jr., Neymar o Kylian Mbappé siempre serán elementos diferenciadores en sus equipos, el nivel promedio de quienes llegan a jugar en un Mundial, es mucho más homogéneo de lo que veíamos el siglo pasado.  De allí, que cada vez será más común que selecciones "inferiores en el papel", dejen fuera del Mundial a las favoritas.

 

Otra de las estrellas del Campeonato del Mundo, ha sido la tecnología.  Las producciones de la televisión tienen una calidad impresionante.  Las repeticiones con múltiples cámaras y con drones, permiten ver ángulos de las jugadas que hace un tiempo parecían imposibles.  Tan solo esta semana vi un video donde, viendo los partidos en el estadio, pero utilizando un teléfono o una tableta inteligente, se pueden activar sistemas de realidad aumentada, donde se obtienen datos en tiempo real de los jugadores en el campo.  Algo que se parece cada vez más a un videojuego.

 

Desde hace mucho, se consideró que el fútbol debía utilizar las repeticiones instantáneas, para dirimir decisiones dudosas sobre goles, faltas, penales y fueras de juego.  Actualmente, el VAR (Arbitraje asistido por video), ha contribuido a hacer más justo el juego, dejando menos al criterio arbitral, y tomando decisiones en base a datos objetivos.  Sin embargo, en este campeonato, hemos visto que esa tecnología, por momentos parece estar pasándose de tuerca con decisiones milimétricas.  Particularmente en cuanto al fuera de juego, el análisis computarizado de las imágenes, parece estar desvirtuando el objetivo de la regla, que es evitar que un jugador obtenga ventaja al adelantarse a los defensas.  Hasta ahora, nadie puede asegurar que tener tres milímetros del hombro izquierdo, adelantado a la punta del zapato derecho de un defensa, represente una ventaja real en el contexto de una jugada.  Confío que, en el futuro, el reglamento se vaya ajustando para que las decisiones se tomen en base al objetivo de las reglas, y no a una fría interpretación basada en muñequitos reconstruidos por una computadora.

 

Pero de todo lo que genera un mundial, lo más interesante es el fenómeno sociológico que representa.  El fútbol, es sin duda el deporte con más alcance global.  Es un deporte barato, que no requiere equipo sofisticado y que está al alcance de todo el mundo.  Sino, recordemos como jugábamos en el recreo de la escuela, con una bola hecha con vasos de cartón, usando como porterías cuatro piedras.  

 

El idioma del fútbol, lo entiende todo el mundo por lo sencillo que es, los fanáticos de todos los países se mezclan en las graderías y gritan, bailan y saltan alentando a sus equipos, como si la vida les fuera en ello.  Un mundial de fútbol, da oportunidad a protestar contra las injusticias como cuando los iraníes se niegan a cantar el himno de un país que viola los derechos de las mujeres, o una ministra de Alemania lleva el brazalete con los colores del arcoíris en defensa de la inclusión, a pesar de que los jugadores no se les haya permitido ponérselo.  

 

Y al final, esos jugadores que luchan por dar la victoria a su país, se abrazan al terminar el partido, y comparten, en la victoria y en la derrota, ese entusiasmo que genera un deporte verdaderamente de multitudes.  Ver a jugadores de Estados Unidos e Irán abrazándose al terminar un partido, tiene un significado mucho más allá que un simple evento deportivo.  Es un signo que han situaciones en que todos lo seres humanos podemos compartir el mismo entusiasmo alrededor de lo que pase con un balón.  Eso es lo más grande de este grandioso deporte universal...
 

Dr. Daniel R. Pichel P.

Acerca del Dr. Daniel R. Pichel P.

Cardiólogo Clínico y Ecardiografista en Cardiólogos Asociados de Panamá y Hospital Paitilla. Profesor de cardiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá. Director Fundador del Museo de la Libertad y los Derechos Humanos de Panamá. Es miembro del Movimiento Ciencia en Panamá y del Club Rotario Pacífico. Panelista invitado en programas de opinión de radio y televisión. Desde 1997 es columnista regular de la sección de Opinión del Diario La Prensa.

LEER MÁS

MÁS ARTÍCULOS DE PRENSA

Zapeando ando….

Creo que ya he contado que soy adicto a los noticieros. Desde niño en mi casa, la hora de las noticias era "obligatoria" (lo de "sagrado" nunca...

Los anti-todo...

Cuando parecía haberse visto todo, siempre hay alguien que demuestre su infinita capacidad para sorprendernos diciendo idioteces. Durante la...

Un hombre de palabra...

Después de tres artículos dedicados al Mundial de Futbol, pensé que el último del año era apropiado para hacer un resumen de estos doce meses,...

Balance Mundial...

Después de cuatro semanas, hoy termina el Mundial de Qatar 2022. De los treinta y dos equipos que comenzaron el torneo, Argentina y Francia...

El mundial que no debió ser

Y finalmente llegó Qatar 2022. Comenzamos cuatro semanas febriles de madrugones, rabias, discusiones, sobresaltos, desilusiones, gritos y euforia....

Panamá, la patria mía...

Noviembre, mes de la patria. La frase que más escucharemos durante las próximas cuatro semanas. Aunque, este año, pudiera ser que después del...