ARTÍCULOS MÉDICOS

COVID-19 y el Aparato Cardiovascular

Efectos cardiovasculares de la enfermedad por SARS-COV2

AbrirAbrir en Artículo

ARTÍCULO

Desde el inicio de la pandemia de la Covid-19, se le consideró una enfermedad primordialmente pulmonar. Las primeras descripciones en China, hablaban exclusivamente de una neumonía viral severa, con falla respiratoria y multisistémica.

 

Conforme se fue diseminando por el mundo, se detectaron dos elementos claves en la aparición de las complicaciones: la respuesta inflamatoria sistémica y la activación de la coagulación. Sin embargo, es poco lo que se menciona sobre los efectos del SARS-Cov2 en el aparato cardiovascular.

 

Esas relaciones están descritas en una detallada revisión de la Sociedad Europea de Cardiología, publicada en junio. Así, por ejemplo, desde el inicio de la pandemia se supo que los pacientes con enfermedades y factores de riesgo cardiovasculares tenían mayor riesgo de desarrollar cuadros severos con mayor mortalidad. Hipertensión, cardiopatía isquémica e insuficiencia cardíaca fueron tempranamente definidos como marcadores de peor pronóstico.

 

Las arritmias se han detectado hasta en el 45% de pacientes hospitalizados con Covid-19. La inflamación y los cambios electrolíticos hacen más propensos a los pacientes a desarrollar alteraciones en el ritmo cardíaco. Los medicamentos que puedan favorecer arritmias deben usarse con mucho cuidado.

 

En autopsias de pacientes de Covid-19, se ha encontrado infiltración del corazón por el virus y miocartidis. Esta condición inflamatoria del músculo cardíaco favorece no solo las arritmias, sino también la insuficiencia cardíaca que, en algunos casos, deja secuelas posteriores a la resolución de la infección aguda.

 

La respuesta inflamatoria sistémica severa producida por la Covid-19 afecta las arterias coronarias y favorece la ruptura de las placas que, conjuntamente con la activación de la coagulación, producen infartos de miocardio.

 

Por último, el aumento de la coagulación común en pacientes con infección por SARS-Cov2 favorece la aparición de trombosis que se ha confirmado en autopsias, manifestándose con embolias pulmonares y microtrombosis de la circulación pulmonar, con aumento marcado de las presiones en ese territorio y el empeoramiento de la oxigenación.

 

El aparato cardiovascular no escapa a los efectos de la infección. La determinación de qué tanto las complicaciones severas se deben a las afecciones descritas, aún tendrá que ser definido en estudios posteriores.

 

ARTÍCULOS MÉDICOS