Notice: Undefined index: control in /home/ikorcuo8u5js/domains/drpichel.com/html/articulos_prensa.php on line 3
Dr. Daniel R. Pichel P. - Artículos de Prensa - De vacunas, pandemias by soberanias

ARTÍCULOS DE PRENSA

De vacunas, pandemias by soberanias

La Prensa

Por: Daniel R Pichel - Junio 2, 2024

Esta semana, se cumplió el plazo que se estableció la OMS para lograr un acuerdo global para pandemias, que permita estar preparado para enfrentar crisis sanitarias globales como la que nos tocó vivir entre 2020 y 2022.  Tristemente, el plazo se cumplió sin que se llegara a un documento consensuado para la “prevención, preparación y respuesta frente a pandemias”.  El objetivo de este tratado es finalmente, como bien dijo el director general de la OMS, salvar vidas.  Ahora, tienen que decidir si se prorroga el término para alcanzar un acuerdo que cuente con los suficientes apoyos.

 

Lo más triste de todo, es cómo el “fracaso” del tratado, ha sido celebrado por los grupos antivacunas, conspiracionistas y anticiencia, que se hicieron visibles durante la pandemia de Covid-19.  Entre los argumentos en contra del proyecto de la OMS, uno de los más disparatados es que constituye un intento para minar la soberanía de los países, y controlar a la población mundial y reducirla.  Parece que hemos olvidado muy rápido lo que representó para la humanidad la pandemia de Covid-19.  Más de 8 millones de muertos alrededor del mundo, aunque el número se supone pudo llegar a 20 millones, si se toma en cuenta el sub-registro que se dio en muchos países cuyos sistemas de salud fueron sobrepasados por la crisis.  

 

A todo aquello, hay que sumarle las “opiniones” de muchos neófitos en temas sanitarios, quienes se dieron a la tarea de promulgar el uso de medicamentos, vitaminas, antibióticos y hasta detergentes para tratar la enfermedad o prevenirla.  Las historias de intoxicados por hidroxicloroquina o dióxido de cloro, no fueron suficientes para disuadir a muchos de esos pseudoexpertos, que se dedicaron a diseminar propuestas absurdas, mientras descalificaban los resultados de estudios científicos que ni siquiera se tomaban el trabajo de tratar de entender e interpretar.  Cuando ya se sabía que la forma de transmisión del virus era por aerosoles, insistían en que no se usaran mascarillas, basados en “su derecho” a respirar como les diera la gana.  

 

Pero tenemos que tratar de entender lo que representó aquello en aquel momento.  Una enfermedad desconocida, contagiosa, con alta mortalidad, que saturaba los sistemas sanitarios y para la cual no existía tratamiento conocido.  Como era lógico, el enfoque tenía que ser hacia la prevención y tratar de evitar el contagio.  Ahora, es muy fácil hacer medicina en retrospectiva, y cuestionar todo lo que “se hizo mal”.  Pero las autoridades sanitarias tenían que hacer algo para enfrentar el incremento desmedido de casos, asociados a saturación de hospitales y mortalidad descontrolada.  Aún recuerdo cuando se comenzaron a diseñar dispositivos impresos en 3D, para poder utilizar un ventilador en más de un paciente, mientras los cadáveres se almacenaban en carros refrigerados afuera de los hospitales.  Ahora, puede que nos parezca absurdo, pero en aquel momento la opción era ver morir a personas productivas, por no contar con los dispositivos necesarios para atenderlos.

 

Para el personal de salud, la pandemia representó michos miedos y dificultades, para verse sobrepasados en la capacidad de dar atención a los enfermos.  Esto, mientras veíamos morir a compañeros del equipo de salud que se contagiaron cumpliendo con su labor asistencial.  

 

Y al llegar las vacunas, que constituían el rayo de esperanza que tanto esperábamos para controlar la pandemia, arrancaron los grupos antivacunas a oponerse a la forma como la ciencia se podía enfrentar a la crisis.  Las conspiraciones creadas alrededor de la vacunación fueron dignas de comedias de ciencia ficción.  Chips subcutáneos para controlar a la gente a través de la señal de celular 5G, sustancias que magnetizaban a quien recibía la vacuna, todo tipo de inventos sobre complicaciones relacionadas a la vacunación, reportes ficticios sobre efectos reproductivos, cuestionamiento de la metodología de RNAm y hasta negación de que se conociera el genoma del virus (que ya había sido publicado al mes de los primeros casos). 

 

Pero las vacunas hace muchos años que han sido blanco de cuestionamientos, en su mayoría infundados.  Entendamos que productos promocionados por los gobiernos para controlar enfermedades, fabricados por las grandes farmacéuticas, obviamente son propensas a tener enemigos.  La combinación del capital y los políticos no son propiamente los miembros más populares o admirados de la sociedad.  A eso, hay que sumar que existen personas que genuinamente tienen dudas, basadas en información equivocada o malintencionada, la cual no dominan en detalle.  Ah, y no olvidemos que las conspiraciones son muy entretenidas.  Es mucho más interesante pensar que al presidente Kennedy lo mató una conspiración entre cubanos, la CIA, la mafia, los petroleros tejanos y el presidente Johnson, que aceptar que pudo ser un loco solitario con un rifle.

 

Pero a pesar de todo lo que pueda decirse, la OMS tendrá que seguir definiendo cómo enfrentar de la mejor manera las pandemias del futuro.  Porque no tengamos la menor duda que ocurrirán.  Los virus están entre nosotros, y por su biología innata, seguirán desarrollándose enfermedades que afectarán a los seres humanos en mayor o menor grado.  Y ese trabajo de las organizaciones encargadas de estudiarlas y dictar las pautas para su manejo, seguirán confrontando a grupos que ven fantasmas y conspiraciones apoyadas en narrativas basadas en la ignorancia, y en las ganas de llamar la atención, mientras se diseminan por todo el mundo.  No olvidemos que localmente, un grupo de esos conspiranóicos, nos denunciaron a nueve médicos por ”crímenes de lesa humanidad y genocidio” (así, como lo leen), por haber cometido el “delito” de defender la vacunación contra Covid-19 como la forma más efectiva para evitar los efectos de la pandemia.

 

Mientras, tocará a la ciencia seguir buscando evidencias para enfrentar estas crisis sanitarias.  Y por más que parezca frustrante, habrá que seguir tratando de explicar las ventajas de hacer caso a la ciencia, en que deben basarse las decisiones en salud pública.  No es un tema de conspiraciones y atentados a la soberanía.  Es una responsabilidad con los demás seres humanos.   

 

 

 

Dr. Daniel R. Pichel P.

Acerca del Dr. Daniel R. Pichel P.

Cardiólogo Clínico y Ecardiografista en Cardiólogos Asociados de Panamá y Hospital Paitilla. Profesor de cardiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá. Director Fundador del Museo de la Libertad y los Derechos Humanos de Panamá. Es miembro del Movimiento Ciencia en Panamá y del Club Rotario Pacífico. Panelista invitado en programas de opinión de radio y televisión. Desde 1997 es columnista regular de la sección de Opinión del Diario La Prensa.

LEER MÁS

MÁS ARTÍCULOS DE PRENSA

Ganchos, planchas, por que si y por que no

Afortunadamente ya falta solo una semana para las elecciones.  Uno no ve el momento de que desaparezcan de nuestro día a día

...

A cinco semanas

Faltan cinco semanas, para que sea día cinco del mes cinco.   Aunque no es un problema matemático para algún...

El primer debate

Esta semana, padecimos el primer asalto de los tres programados entre los candidatos presidenciales entre quienes tendremos que escoger el

...

Una historia compartida

Una de las pocas cosas positivas que nos trajo la pandemia de coronavirus, fue la creatividad que generó en muchas personas el ocio

...

El problema no es Trump

Todo indica que la elección presidencial en Estados Unidos, será una repetición de la de hace cuatro años. 

...

Crimenes de guerra

Pocas cosas en el mundo son más despreciables que las guerras. Todas y cada una de ellas. En su esencia, consisten simplemente en unos...