Notice: Undefined index: control in /home/ikorcuo8u5js/domains/drpichel.com/html/articulos_prensa.php on line 3
Dr. Daniel R. Pichel P. - Artículos de Prensa - El mundo se ha vuelto loco

ARTÍCULOS DE PRENSA

El mundo se ha vuelto loco

La Prensa

Por: Daniel R Pichel - Octubre 1, 2023

Cada vez es más difícil entender lo que pasa en el mundo.  Los gobernantes, y quienes aspiran a ocupar cargos de poder, parece han perdido la brújula por completo.  Basta echar un vistazo a algunos ejemplos alrededor del mundo, para ver que esta gente (que su supone responde a las necesidades de los pueblos), están convirtiendo el entorno político mundial en una pocilga.

 

En Rusia, no está muy claro el mecanismo, pero entre quienes se oponen a las acciones y decisiones del hijo de Putín (por el apellido de su padre), se ha desatado una extraña epidemia de caídas.  Varios han perdido el equilibro súbitamente junto a balcones o ventanas, o en el caso extremo de Yevgeni Prigozhin, sufrió una extraña caída con avión y todo, justo un mes después de revelarse contra el susodicho mandamás.  Antes de eso, los opositores al señor tuvieron varios casos de intoxicaciones con alimentos contaminados con sustancias radioactivas, que les causaron algo más que una gastroenteritis.  El mundo entero, observa la guerra contra Ukrania, donde "el poderío militar ruso" impresiona bastante deslucido, aunque siempre guarda la carta de contar con armas nucleares lo que, por muy torpes que puedan parecer, los hace bastante peligrosos.  Entre sus últimas acciones estuvo reunirse con el quilomicrón de Korea del Norte, para darse piquitos de ombligo amenazando con un nuevo eje del mal de aquel lado del mundo.  

 

En Europa, la ultraderecha parece ir ganando terreno en casi todos los países.  Excepto en España donde, a pesar de que los neofachas de Vox perdieron casi veinte escaños en el Congreso, se convirtieron en la única esperanza de que Nuñez Feijoó, pudiese arañar una esmirriada mayoría que se le quedó en las ganas.  Aunque el discurso de odio que con tanto orgullo defienden Abascal y sus compinches parece que cada vez estimula menos a los votantes españoles, la necesidad del Partido Popular de incluirlos en sus planes, los ha hecho sentirse importantes.  Exactamente igual pasa con los independentistas catalanes y vascos, quienes tuvieron muy malos resultados electorales, pero el balance de fuerzas los convirtió en un elemento imprescindible para que Pedro Sánchez siga siendo presidente de gobierno.  A tanto han llegado sus atrabiliarias aspiraciones que aparentemente habrá que repetir las elecciones en unos cuantos meses pues piden cosas que simplemente no son posibles según la norma constitucional española.

 

En Inglaterra, comienzan a ser más y más sonoros los grupos que quieren revertir el Brexit.  Los jóvenes y las áreas urbanas que optaron por quedarse en casa el día del referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea, ahora se dan cuenta de la locura que ha resultado el arrebato de autosuficiencia que esgrimieron Boris Johnson y sus amigotes para hacerse con el poder.  La economía no va bien, y ya no hay la opción de apoyarse en el conjunto de las naciones europeas para hacer frente a las crisis.  Eso, además de las complicaciones en los procesos comerciales que representa el aislamiento de su entorno económico natural.  A eso se suma que "el orejas" no heredó la capacidad de su madre para mediar entre todos los británicos, así que quien sabe cómo termine todo ese enredo.  

 

Pero de este lado del Atlántico las cosas no andan mejor.  Estados Unidos tiene elecciones en 2024, y la situación no luce optimista.  Joe Biden parece que será el candidato demócrata, a pesar de que su aparente fragilidad genera muchas dudas sobre cómo terminaría cuatro años más de gobierno.  Pero por el lado republicano el panorama luce muy desalentador.  La base política del "Great Old Party" cada vez parece más oligofrénica.  Las encuestas muestran que están dispuestos a elegir como candidato nuevamente a Donald Trump, a pesar de los 91 delitos de los que ha sido acusado.  La cosa anaranjada, haciendo honor a su estúpido narcisismo, ha decidido que no participará en debates "porque no lo necesita".  Tan solo esta semana los demás candidatos se enfrentaron en una especie de mercado persa que recordaba el Parque de Las Tablas un martes de carnaval como a las dos de la tarde.  Todos hablaban a gritos, interrumpiéndose unos a otros.  Eso si, con mucho cuidado de no criticar frontalmente a Trump, por miedo a perder los posibles votos de su horda de bucéfalos que desprecian la evidencia científica, niegan el cambio climático y consideran que deben cerrarse las organizaciones multilaterales.  Que cada quien se mire su ombligo, y vea qué tan lejos le llega el chorro al orinar y que el resto del mundo se vaya a la porra.

 

Una mención especial merece Argentina.  Un país que "está en crisis" desde que se tiene memoria.  Parece que las elecciones podría ganarlas el caricaturesco Javier Milei.  Una especie de maniático que tiene entre sus méritos haber sido portero de un equipo de fútbol e imitador de Mick Jagger.  Bajo su irreverente cabellera (algunos dicen que es una peluca), se ha dado a la tarea de proponer todo tipo de cambios radicales para lucir lo más antisistema posible.  El tipo ha llegado a proponer el cierre del ministerio de salud y el de educación.  Dicho eso, todo lo demás sobra.

 

Y en Panamá, no digamos que no tenemos ejemplos para aportar al zoológico.   Los diputados, no solo han pretendido cambiar el reglamento electoral a pocos meses de la elección, sino que hemos visto verdaderas piezas de concurso.  Tenemos una candidata a diputada por un partido, a alcaldesa por otro y a presidente por la libre postulación.  Algo así como un caso de triple personalidad.  Para ocupar la vicepresidencia, tenemos figuras que tienen más o menos el mismo carisma que un colonoscopio, mientras los mismos malos de siempre se reparten la plata del presupuesto para ver cómo compran votos y siguen viviendo de lo que se roban.

 

En fin, el mundo va de mal en peor... y no parece haber mucha cordura en el horizonte.

 

Dr. Daniel R. Pichel P.

Acerca del Dr. Daniel R. Pichel P.

Cardiólogo Clínico y Ecardiografista en Cardiólogos Asociados de Panamá y Hospital Paitilla. Profesor de cardiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá. Director Fundador del Museo de la Libertad y los Derechos Humanos de Panamá. Es miembro del Movimiento Ciencia en Panamá y del Club Rotario Pacífico. Panelista invitado en programas de opinión de radio y televisión. Desde 1997 es columnista regular de la sección de Opinión del Diario La Prensa.

LEER MÁS

MÁS ARTÍCULOS DE PRENSA

Panorama preocupante...

Negar que lo que ocurre en Estados Unidos nos afecta a todos, principalmente de este lado del mundo, es o bien absurdo, o bien un acto

...

De vacunas, pandemias by soberanias

Esta semana, se cumplió el plazo que se estableció la OMS para lograr un acuerdo global para pandemias, que permita estar

...

Ganchos, planchas, por que si y por que no

Afortunadamente ya falta solo una semana para las elecciones.  Uno no ve el momento de que desaparezcan de nuestro día a día

...

A cinco semanas

Faltan cinco semanas, para que sea día cinco del mes cinco.   Aunque no es un problema matemático para algún...

El primer debate

Esta semana, padecimos el primer asalto de los tres programados entre los candidatos presidenciales entre quienes tendremos que escoger el

...

Una historia compartida

Una de las pocas cosas positivas que nos trajo la pandemia de coronavirus, fue la creatividad que generó en muchas personas el ocio

...